Niveles altos de triglicéridos, colesterol e hipertensión, indicadores de grasa visceral

No toda la grasa que almacenas en tu cuerpo es visible, si bien es cierto que ésta se almacena en diferentes partes de nuestra anatomía, hay que tener especial cuidado con la que se concentra en la zona abdominal.  

 

 

La grasa que puedes ver y palpar es la llamada “subcutánea” pues se aloja por debajo de la piel, mientras que hay otro tipo de grasa que se almacena alrededor de nuestros órganos y compromete las funciones de éstos, propiciando el desarrollo de múltiples padecimientos que perjudican nuestra salud gravemente, ésta es la llamada grasa “activa o visceral”.

 

Aunque las personas con obesidad están en mayor riesgo de acumular grasa visceral, cualquiera puede tenerla sin saberlo.  Por lo que aún si NO te consideras una persona gordita y crees que estás en forma, pero presentas niveles altos de triglicéridos, colesterol o presión alta, lo más probable es que la tengas.

 

¿Cómo se almacena? 

El principal causante es una mala nutrición.  Actualmente nuestro ritmo de vida nos impide ser cuidadosos con nuestra dieta y en la mayoría de los casos, terminamos consumiendo bocadillos repletos de azúcar refinada, así como harinas y carbohidratos refinados y procesados, jugos y refrescos que no reportan nutrientes, por el contrario son alimentos que son fácilmente asimilados por nuestro organismo como glucosa y posteriormente almacenados como grasa.

 

¿Cuáles son los riesgos?

 

Produce hormonas y sustancias inflamatorias.

Se sabe que este tipo de grasa es metabólicamente activa y libera hormonas y químicos inflamatorios que interfieren con las hormonas que regulan el apetito, peso, estado de ánimo y función cerebral.  Además, cuando acumulas grasa alrededor de tus órganos como hígado, corazón, riñones, páncreas e intestinos tu cuerpo se inflama y tu metabolismo sufre. La inflamación es la raíz de muchas enfermedades, se le asocia con deterioro cognitivo y artritis.

 

Aumenta el riesgo de padecer Diabetes.

La grasa visceral juega un papel importante en la resistencia a la insulina lo que significa un mayor riesgo de desarrollar esta condición.

 

Mayor dificultad para perder peso.

La grasa visceral es metabólicamente activa y produce docenas de químicos incluyendo hormonas que afectan tu sensación de saciedad.

 

Mayor riesgo de sufrir ataques cadiacos.

Cuando tu cuerpo está inflamado (punto número uno), tu hígado se abruma con colesterol y toxinas que conlleva a la acumulación de placa en las arterias.La grasa visceral se asocia con marcadores clave de enfermedades cardiovasculares como altos niveles de triglicéridos, colesterol y presión alta.

 

Depresión y afectación del estado de ánimo.

El exceso de grasa está relacionado con cambios hormonales, incluidos aquellos relacionados con la segregación de serotonina y otros neurotransmisores con un impacto negativo en tu estado de ánimo.

 

¿Cómo la elimino?

 

Es importante que empieces a tomar medidas preventivas y correctivas que beneficien tu salud y reduzcan tu riesgo de almacenar grasa visceral.  Debes saber que este tipo de grasa no puede ser eliminado con ejercicio y si estás considerando la liposucción, sólo podrás deshacerte de un porcentaje de grasa subcutánea pero en ningún caso visceral.

 

Éstas son medidas efectivas que puedes adoptar como hábitos en el corto plazo.

  1. Procura una dieta balanceada.  Un plan alimenticio saludable propicia la ingesta de nutrientes esenciales y evita el almacenamiento de grasa.  Incluye proteínas, carbohidratos complejos (de fuente natural como frutas y verduras) y grasas saludables.

  2. Evita la ingesta de carbohidratos simples como azúcares, panes y harinas refinadas, jugos y refrescos.

  3. Consume bocadillos saludables tres veces al día, pueden ser barras nutricionales, nueces y almendras. De esta manera evitas la ingesta de comida chatarra.  Incluye la ingesta de agua, a diferencia de los jugos o refrescos, ésta sí saciara tu sed.

  4. Duerme bien y desayuna.  Las personas que duermen poco o que tienen por costumbre no desayunar son más propensas al sobrepeso y obesidad.

  5. Reduce tus niveles de estrés, ya que se asocia a un mayor deseo de comer carbohidratos refinados y procesados. 

  6. Haz ejercicio con regularidad para acelerar tu metabolismo y favorecer un funcionamiento óptimo de tu organismo.

 

Disfrutar de un óptimo estado de salud no es un tema que se limita a la apariencia, adoptar hábitos saludables es cuestión de disciplina.   Si crees que es complicado, considera el costo en gastos médicos a mediano y largo plazo, así como el detrimento en tu productividad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Capacitación On Line AIR
Auditoría de Cumplimiento y Gestión de R

2017 GRC Training2Grow S.A. de C.V.

  • Facebook GRC Business
  • Twitter GRC Business
  • Instagram GRC Business
  • LinkedIn - GRC Training2Grow
  • YouTube GRC Business