Mitos y realidades para superar una crisis laboral

Si bien es normal ver publicaciones solicitando una oportunidad laboral en LinkedIn, recientemente he visto algunos posts que han llamado mucho mi atención, debido al tono con el que son redactados y el mensaje que transmiten. 

 

Estos posts me invitan a derribar mitos con relación a las posibilidades de generar oportunidades propias y presentar algunas realidades que facilitan o entorpecen más el proceso de salida de una crisis laboral, pues aunque pudieran parecer obvias, quienes experimentan este proceso son incapaces de detectarlas en el momento.

 

 

Mito 1. Suplicar no te acercará más a la oportunidad que buscas.

 

Empiezo por describir el tono desesperado que acompaña estas súplicas por una oportunidad laboral, no me malinterpreten, yo también he estado en esa misma situación (al igual que mi esposo), sin empleo y en una búsqueda que pareciera eterna.  Sin embargo, el peor error es suplicar o rogar por una oportunidad, ya que contrario a lo que esperas, la audiencia reacciona con indiferencia y en muchas ocasiones con críticas.

 

Mito 2. Creer que para emprender necesitas dinero.

 

Varios de los post más dramáticos que he leído vienen acompañados de una justificación del porqué no pueden emprender, afirman que no disponer de recursos económicos es el mayor y único impedimento. 

 

Te sorprendería saber que si dispones de talento y experiencia puedes emprender y ofrecer tus servicios, para ello sólo necesitas internet y una computadora, insumos con los que seguramente ya contabas antes de perder tu empleo.

 

Mito 3. Encontrarás empleo por el sólo hecho de pedirlo.

 

La realidad es que tienes que saber “vender” tu talento, no rogar por una oportunidad.  Las empresas no te contratarán por lástima, lo harán por el valor agregado que seas capaz de aportar. Con esto quiero decir que no te desesperes, enfócate en aprender a “vender” tus capacidades, recuerda que eres un profesional que alguien allá afuera seguramente necesita.

 

Así, cuando redactes una publicación en LinkedIn con la esperanza de conseguir una oportunidad, enfócate en dar a conocer a tu audiencia lo que eres capaz de hacer.

 

Mito 4. Ser mayor de 40 te pone en desventaja.

 

Seguramente ya tienes en mente muchos ejemplos de profesionales mayores de 40 que no encuentran empleo y que enfrentan una dura realidad, en la que las empresas contratan jóvenes inexpertos para evitar pagar sueldos más altos.  Te diré… tienes razón.

 

Pero, los mayores de 40 tienen una cualidad muy fuerte que pueden explotar, EXPERIENCIA.  Si este es tu caso, y logras enfocar, a pesar de lo apremiante de la situación, te darás cuenta que puedes “vender” tus conocimientos y experiencia por tu cuenta, en un esquema freelance o de ser posible creando tu propia empresa.

 

Si no te sientes capaz de crear tu propia empresa, te recomiendo regresar al Mito 2 y leerlo nuevamente.

 

Realidad 1.  Nunca dejes de ser un profesional

 

La desesperación puede hacer que caigas en el error de malbaratar tus servicios en el mejor de los casos.  He leído posts en donde incluso afirman estar dispuestos a hacer “cualquier tarea” con tal de recibir una oportunidad.  JAMÁS pisotees tus conocimientos y capacidades.

 

Realidad 2.  Las oportunidades no te las dan, TÚ las generas.

 

Insisto, suplicar y rogar que alguien te dé la oportunidad no es la única ni la mejor solución a la crisis que atraviesas.  Para algunos, la crisis termina cuando logran ser contratados, pero para muchos otros ese momento tarda mucho más en llegar (si es que ocurre) y debes asumirlo. 

 

Enfoca, considera las posibilidades reales de salir adelante por tu cuenta con los conocimientos y experiencia que has acumulado.  Si consideras que la única opción es ser contratado, trabaja duro en tus habilidades para “venderte” y asegúrate de mantenerte vigente para llamar la atención de posibles empleadores.  Por ejemplo, escribe para algún medio impreso o digital o busca dar cátedra en alguna Institución educativa.

 

Realidad 3. Controla tu estrés y enfoca

 

Ya sé que dirás que con deudas y dependientes económicos eso no es posible.  Es precisamente por ellos que debes buscar claridad mental y enfocarte en generar oportunidades, es difícil pero no imposible.  Hacerlo, evitará que pierdas tiempo valioso.

 

Te diré una frase que me dijo un profesional al que admiro profundamente: “ante la crisis, ejecuta.”  Él se refiere a que lo peor que puedes hacer es divagar, perderte en un mar de preocupaciones, cuando lo que debes hacer es: HACER QUE LAS COSAS PASEN. 

 

Y créeme cuando te digo que el profesional que lo dijo, lo hizo en un momento de crisis, que dicho sea de paso, superó.

 

Realidad 4. Joven y sin experiencia

 

No solamente gente mayor cae en la desesperación, los jóvenes también.  Sin embargo, hay varios elementos muy importantes que hacen la diferencia, como no contar con dependientes económicos por ejemplo. 

 

La mayoría de los jóvenes experimentan estas crisis laborales por carecer de experiencia, esta es una realidad que deben aceptar y asimilar.  Es un “derecho de piso” necesario para aspirar a mejores sueldos y puestos.  Recuerda que lo que importa es el valor agregado que eres capaz de aportar y por duro que sea, un recién egresado no ha desarrollado las habilidades necesarias ni los conocimientos suficientes para ser el mejor candidato.  Mi recomendación, pon en práctica este plan de mitigación: estudia y trabaja. 

 

Realidad 5. Emprender no es para cualquiera.

 

No solamente es el dinero lo que impide a un profesional generar sus propias oportunidades, la falta de experiencia, determinación, paciencia, etc., son cualidades que no todos tienen. Muchos profesionales no están dispuestos a correr el riesgo de enfrentarse “solos” al mundo laboral y está bien.  Si éste es tu caso, debes trabajar en fortalecer los conocimientos y habilidades que son útiles para las empresas del sector en que te desenvuelves.

 

Realidad 6. Asume el costo de mantenerte en tu zona de confort.

 

Casi nadie prevee un Plan B, cuando tienes empleo das por un hecho que lo mantendrás siempre, y difícilmente piensas en la posibilidad de perderlo.  Así, vives al día, con una sola fuente de ingreso, gastando al ritmo de lo ganado y en algunos casos dejas de lado tu capacitación continua.

 

No detengas tu brecha de aprendizaje y privilegia la cultura financiera, en tiempos de crisis puede marcar la diferencia.

 

Si estás experimentando una crisis laboral, espero que algo de lo que leas aquí te resulte útil y logres enfocar tu mente para determinar tus objetivos y no desistir. 

 

 

 

 

 

 

Mónica González es Socio Fundador de Grupo GRC. 

Managing Director GRC Business

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

EncuentroT2G Guatemala

2017 GRC Training2Grow S.A. de C.V.