¿Seguirá fortaleciéndose el peso mexicano?

Resulta que unas cuantas palabras del Secretario de Comercio de Estados Unidos tuvieron un mayor efecto en el mercado cambiario que el alza de las tasas de interés en pesos y el anuncio de un programa de coberturas cambiarias que hizo la Comisión de Cambios por un monto de $20 mil millones de dólares. El peso se ha apreciado 7.25 por ciento en lo que va del año 2017.

 

Las declaraciones recientes de Wilbur Ross se alejan diametralmente de la aseveración que hizo pública hace unos meses, de que los mexicanos se iban a doblegar en la negociación del TLCAN. Ahora Ross prevé un posible e importante fortalecimiento del peso mexicano, si se llega a un “acuerdo sensato” con Estados Unidos en la próxima negociación del TLCAN.

 

Reiterando que la primera prioridad de la administración Trump en materia de Comercio Exterior es renegociar el TLCAN, buscando reformas más profundas con México, mientras que con Canadá se habla de sólo negociar unos cuantos ajustes. El énfasis de las negociaciones con nuestro País se enfocará en 3 aspectos:

  1. Apretar en las Reglas de Origen: (Se entiende que lo que se perseguirá será un mayor contenido americano y regional en los productos que podrían seguir siendo exentos de aranceles).

  2. Buscar mecanismos que permitan una mayor estabilidad en el valor del peso mexicano. (EEUU buscará que México no pueda utilizar una subvaluación cambiaria para obtener ventajas competitivas artificiales).

  3. Explorar formas para que los trabajadores mexicanos obtengan mayores salarios y un mejor nivel de vida.

También Ross expresó que por ahora no se está hablando con China de una revisión de sus tratados comerciales y de inversión, ya que para el Secretario, tiene más sentido el Consolidar primero la región de Norteamérica.

 

Muy significativo es el hecho de que Ross no esté hablando de revisar si Estados Unidos permanece o no en la Organización Mundial de Comercio, como Trump lo planteó en su campaña, ya que una salida de EEUU de la OMC nos estaría ubicando en un escenario de proteccionismo extremo. Ross asevera que si es necesario un árbitro en el comercio internacional, pero que se requiere hacerle algunos ajustes principalmente en cuanto a su papel en la solución de controversias.

 

El Secretario señaló tres objetivos que perseguirá para sus negociaciones comerciales en general:

  1. Buscar el facilitar las exportaciones de Estados Unidos al mundo.

  2. Eliminar aranceles y barreras de entrada no arancelarias.

  3. Impedir importaciones ilegales y las de productos subsidiados.

Ross manifiesta estar consciente de las implicaciones de llevar a cabo acciones como el establecimiento de aranceles, que podrían recibir como respuesta un golpe en contra similar, por parte del afectado.

 

Regresando al segundo punto señalado por Ross, sobre los mecanismos para que el peso mexicano sea más estable, hoy en día la principal arma que Estados Unidos tiene para imponer una política cambiaria que no tome ventaja de una depreciación de la moneda exagerada es una eventual declaratoria que podría hacer, dentro de sus facultades el Tesoro Norteamericano, para calificar a alguna moneda como manipulada, para que a partir de esto, se le puedan imponer al país en cuestión aranceles elevados. Es probable que esto se busque hacer con China más adelante.

 

China tiene hasta ahora un sistema de “bandas de flotación controladas” en su sistema cambiario. En el caso de México, es muy difícil el cuestionar el valor del peso, o poder acusar de manipulación al Banco de México, en virtud de que su cotización es verdaderamente libre.

 

Por otra parte, hay que preguntar ¿Con que calidad moral Estados Unidos puede emitir algún juicio de valor sobre la manipulación de alguna moneda, si hace unos cuantos años, la Reserva Federal emitió $3 billones de dólares mediante la compra de Bonos del Tesoro a los bancos, con lo cual logró debilitar sustancialmente su moneda frente al resto del mundo, durante los años del postcrack inmobiliario?

 

Uno de los puntos más delicados es la posibilidad de que el Congreso Norteamericano llegue a imponer un “Impuesto de ajuste fronterizo”, que presentó Paul Ryan, líder de la bancada republicana en el Congreso y Presidente del mismo. Un impuesto que impediría que los insumos importados por empresas americanas puedan ser deducibles, mientras que exenta de impuestos a los ingresos provenientes de las exportaciones. Ross dice que aún no se ha decidido, pero no lo ha descartado del todo.

 

El mercado cambiario parece estar corrigiendo la devaluación exagerada del peso mexicano, frente a las amenazas de Trump en materia de comercio, inversión y de flujos de remesas. Sin embargo, no debemos descartar que las posiciones de negociación se van a endurecer seriamente antes de iniciar las negociaciones dentro de algunos meses, lo que puede llevar, junto a la discusión del impuesto de ajuste fronterizo en el Congreso, a nuevos episodios de debilidad del peso mexicano.

 

Por lo pronto, la postura del gobierno mexicano se ha estado endureciendo, de acuerdo a las declaraciones encabezadas por el Secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, quien afirma que no se aceptará un solo arancel, y a su vez se ha logrado rescatar un frente común junto con Canadá, para fortalecer la negociación.

 

 

 

 

 

Julián Fernández es Analista Bursátil y Asesor en Estrategia de  Inversión en México.

Twitter @julian_ferdez

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Capacitación On Line AIR
Auditoría de Cumplimiento y Gestión de R

2017 GRC Training2Grow S.A. de C.V.

  • Facebook GRC Business
  • Twitter GRC Business
  • Instagram GRC Business
  • LinkedIn - GRC Training2Grow
  • YouTube GRC Business