Suplementación, cuestión de ingreso y nivel educativo

Llevar un estilo de vida saludable, buena nutrición y ejercicio, puede ahorrarle mucho dinero en gastos médicos y padecimientos futuros. Cada vez son más los nutriólogos y especialistas de la salud, que se apoyan del consumo de suplementos alimenticios como una herramienta efectiva para el abastecimiento de nutrientes en combinación con una dieta saludable.  El consumo de suplementos va en aumento, tan sólo en Estados Unidos, 170 millones equivalente al 71 por ciento de la población adulta, de acuerdo con la Consumer Survey on Dietary Supplements.

 

 

La nutrición es el talón de Aquiles de la mayoría de la población, ocasionado por falta de tiempo, un ritmo de vida agitado y desconocimiento de una guía nutricional adecuada; sin embargo, aún para quienes nos esforzamos por llevar una alimentación balanceada, nos enfrentamos a una realidad en la que los nutrientes que se obtienen de los alimentos hoy, distan mucho de antaño.  La sobreexplotación de suelos de cultivo, uso de antibióticos y hormonas en ganado y otras especies animales para consumo, así como los procesos industriales de los alimentos que llegan a nuestra mesa, los hacen bajos en nutrientes y grasas saludables y altos en azúcares.

 

Así, se reconoció recientemente en un artículo publicado en el Journal de la American Medical Association, JAMA por sus siglas en inglés,  la necesidad de suplementarnos para cubrir las necesidades nutricionales debido a la imposibilidad de obtenerlos exclusivamente de la alimentación.

 

Lo anterior, junto a otros factores descritos más adelante, favorece una deficiencia nutricional que hace necesaria la ingesta de suplementos alimenticios, para cubrir los requerimientos debidos. El boom de la Industria dedicada a este fin ha dado lugar a un gran número de productos disponibles en el mercado, enriquecidos con una amplia variedad de vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos, etc., para cubrir necesidades diversas, de todos los precios, colores y sabores. Esto ha generado un debate con relación a los beneficios y seguridad al tomarlos. 

 

La postura de un gran sector de la población es de renuencia y escepticismo, debido a malas experiencias por malas recomendaciones, así como opiniones negativas de algunos médicos y nutriólogos de la vieja escuela, que aseguran los suplementos carecen de cualquier valor nutricional y que además son perjudiciales; son quienes en muchas ocasiones dan recomendaciones convencionales restringiendo el consumo de grasas en la alimentación e insisten en "satanizar" el consumo de huevo bajo el argumento del colesterol elevado.

 

Y es que entre los profesionales de la salud hay opiniones divididas, pero con el tiempo las investigaciones científicas  demuestran que NO es posible obtener los nutrientes necesarios solamente de los alimentos, dando la razón a quienes apoyan y prescriben suplementos.

 

Ahora bien, de acuerdo al útlimo reporte de la American Association of Poison Control Centers, cuya misión es apoyar activamente en el cuidado de la salud y salud pública mediante información, abogacía, educación e investigación en Estados Unidos, informó que NO se tiene registrada ninguna defunción atribuible a la ingesta de suplementos.

 

De acuerdo al Consumer Survey on Dietary Supplements y la Canadian Community Health Survey,  hay una relación directa entre el nivel de ingreso y educativo con las preferencias del consumidor.  Esto indica, que la suplementación corresponde a la población de un nivel socioeconómico alto.

 

De acuerdo a Euromonitor Internacional, el mercado de vitaminas y suplementos alimenticios  en América Latina crece a paso firme, tan sólo en 2014 Brasil y México destacaron con una participación de 32 y 27 por ciento del mercado respectivamente.  La firma líder en investigación de estudios de mercado, con cobertura en más de 80 países, proyecta que para el año 2018 el mercado de vitaminas y suplementos crecerá hasta alcanzar un valor estimado de 5,500 millones USD.

 

También es justo mencionar el rol negativo que han jugado muchos mercenarios de compañías multinivel especializadas en suplementos alimenticios, quienes con el afán de lograr el mayor número de ventas, hacen recomendaciones a sus clientes de manera desinformada.  Así es como muchas personas acumulan malas experiencias que son la principal razón del rechazo y tabú en estos productos.

 

Es importante considerar que, si decide tomar algún suplemento se asegure de estar ingiriendo un producto de calidad, de un laboratorio reconocido con un trabajo de investigación y regulación estricta de calidad y sanitaria en su elaboración, y de ser posible, acompañar su consumo con la guía de un experto en nutrición.  Cómo determinar si el suplemento que ingerimos es el mejor o el más adecuado sin duda es tema de otro artículo a entregar más adelante.

 

Por ahora, quiero exponer los factores que te ponen en riesgo de carecer de nutrientes.

  1. Diabetes es un padecimiento que provoca un desperdicio nutricional. Niveles elevados de azúcar en la sangre propician la eliminación de nutrientes solubles en agua mediante la orina, que aumenta con este mal.

  2. Depresión.  La pérdida de apetito es característico de las personas que padecen esta condición, favoreciendo un déficit nutricional.

  3. Demencia. Las personas con Alzheimer y otras formas de demencia, son negligentes en su cuidado personal, incluida la alimentación.

  4. Enfermedad celíaca, de Crohn e inflamatorias del intestino.  Daños en los intestinos conllevan a una mala absorción de nutrientes y riesgo agudo de desnutrición.

  5. Enfermedades cardiacas.  Los requerimientos de nutrientes son mayores debido al desgaste muscular con este padecimiento.

  6. Desórdenes alimenticios o dietas restrictivas. Una alimentación pobre que carezca de un balance de los grupos alimenticios representa una insuficiencia nutricional.

  7. Post-operatorio o después de una lesión.  Los requerimientos de nutrientes se disparan luego de una lesión o cirugía y esto puede generar deficiencias de vitamina C, zinc, aminoácidos clave y otros nutrientes.

  8. Medicamentos.  La gran mayoría de los medicamentos provocan deficiencia en la absorción de nutrientes. En otra entrega hablaré de este punto con mayor detalle.

Por último, es importante acudir al médico si sufre de algún padecimiento para saber si puede suplementarse, en condiciones de salud normales no hay riesgos ni contraindicaciones siempre y cuando se asegure de tomar la dosis adecuada.

 

Recuerde, los suplementos son un complemento para cubrir sus necesidades nutricionales, no sustituyen a los alimentos y tampoco deben considerarse como medios para curar alguna enfermedad.  

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Capacitación On Line AIR
Auditoría de Cumplimiento y Gestión de R

2017 GRC Training2Grow S.A. de C.V.

  • Facebook GRC Business
  • Twitter GRC Business
  • Instagram GRC Business
  • LinkedIn - GRC Training2Grow
  • YouTube GRC Business